sábado, 23 de noviembre de 2013

Una Vela por Lulita

Después de tantos años trabajando como veterinario y haber escrito algún que otro post similar a este, siempre me cuesta hacerlo.
 Ayer día de la música se nos marchó Lulita, pequeñita y calladita. La perrita Cadista.
 Comencé a tratarte allá por el 2001, siempre en brazos de tu dueño Andrés, sin un gruñido ni amago de mordida. Con tu mirada hacia Andrés sintiendote protegida.
 Solo nos veíamos con tus vacunas, no has sido una perra que enfermaras , pero recordabas cada año que te tocaba ponerte sobre la mesa fría y vacunarte.
 Ahora en el cielo de los perros contarás tus hazañas, tus viajes y tu vida con los humanos.
 Querida por todos y conocida en el Carranza , ¡ Ahí va Lulita, la perra cadista !.
 Ahora que marchaste, dejas un hueco en todos los que te conocieron y te quisieron. Tu familia humana siempre te recordará porque a pesar de ser chiquitita fuiste una gran perra, la gran compañera de tantos momentos compartidos y nosotros siempre te recordaremos como Lulita, la pequeñita y calladita.
                                               La perrita Cadista


2 comentarios:

Andres Sainz dijo...

Gracias Manolo.Lulita hasido mi perrita amiga, mi esponja de la soledad durante muchos años y lo que yo espero de un amigo. Gracias una vez más

quien tanto te quiso. dijo...

“adiós chiquitita”, te dije al despedirme como tantas veces, y tú me miraste con una tristeza sin nombre. aunque sabía que ibas muy malita tenía la esperanza de que el veterinario te resucitara y te devolviera a casa con un diagnóstico de esperanza. pero no pudo ser.
hoy me adhiero a esta vela, a esta lucecita virtual y aún encendiendo un millón de velas estaría en deuda contigo. cuántas luces no habrás encendido con tu vida en mi día a día, cuántas, mi lula, mi lulita.